El Observatorio “Julieta Lanteri” en el 34 ENM

Para despatriarcalizar la política, mujeres, lesbianas, trans, travestis y no binaries en todas  conducciones de todas las organizaciones : Construyamos una politicidad feminista.

El 34 Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, trans, travestis y no binaries en la Plata, nos encontró nuevamente reflexionando, festejando, tejiendo alianzas, redes y disputando la calle con una masividad, contundencia y creatividad única. Desde Fundeco y el Observatorio Julieta Lanteri participamos centralmente del taller mujer, poder y política, en donde más de 300 mujeres y disidencias  debatimos sobre las características del poder y el ejercicio de la política. En nuestra intervención problematizamos la necesidad de ganar espacios de representación política para transformar la lógica verticalista y masculina en que operan cotidianamente, haciendo hincapié en que para llegar a ocuparlos y habitarlos (más allá de las acciones afirmativas de las leyes de cupo y paridad de géneros) es necesario despatriarcalizar la política y que los ámbitos estén libres de violencia; acercamos el diagnóstico realizado por el Observatorio a través del libro No son las reglas es Violencia sobre la violencia machista en la política y las distintas iniciativas y programas que llevamos adelante desde Fundeco, para fortalecer la participación política de mujeres y disidencias, promocionar nuestros derechos y sensibilizar en distintas problemáticas vinculadas. También tuvimos oportunidad de participar del Plenario  de mujeres sindicalistas de  la CGT, CTA y la Economía Popular( MTE-CTEP), en donde sus referentas reafirmaron la convicción de disputar las conducciones de sus organizaciones y el feminismo como la herramienta para transformarlas. Rita Segato  (quien participó del plenario) nos regaló por último valiosas reflexiones: la necesidad de construir y pensarnos en una politicidad femenina (feminista) para repensar la lógica en que se estructura la política tradicional que operan  de forma verticalista y excluyente, a favor de prácticas más horizontales e inclusivas.  El domingo nos encontró en la calle nuevamente a 500.000 mujeres y disidencias disputando el espacio público, marcando agenda, y replanteando de alguna o varias formas, nuestro lugar en la POLITICA. Paralelamente  se desarrollaba el primer debate presidencial con los 6 candidatos – todos varones – y a su vez el Presidente comparaba al populismo con una mujer gastando con tarjeta de crédito ¿se puede estereotiparnos aún más en un lugar de subordinación?  Sin duda es violencia simbólica. Estas comparaciones nos muestran de alguna forma la paradoja que estamos transitando: ahora existimos, estamos cada vez más presentes en las organizaciones políticas, en los espacios institucionales, pero nos faltan más feministas en las conducciones, para despatriarcalizar la política, para que todas y todes lleguemos y lo transformemos todo. Se va a caer (porque lo vamos a tirar).